Crónica del caos:

Delirios, divagaciones y emociones amplificadas de una que se va por ahí en breve… YO. 

Estoy nerviosa. ¡Mucho! Pero en positivo. Nervios como sinónimo de emoción, ¡de emoción a lo graaaande! De cambios inminentes, inminentes de los de YA mismo. De giros de timón. De acontecimientos deseados que llegan sin demora. De sueño que se huele. De mil cosas que preparar, hacer, arreglar, gestionar, y mil personas que ver, despedir, decir y abrazar. Porque esto ya ha cogido carrerilla, ¡y no hay quién lo pare!

Me muevo, me remuevo, doy vueltas y no consigo hacer nada útil ¡y eso que lo tengo todo por hacer! Me pierdo en detalles, en tonterías, en nervios, y en “moscas” varias que disipan mi atención.

Y entre tanto que hacer, gestionar, preparar, organizar, como siempre, dejo de lado lo importante, lo básico, lo inminente y cuando hago, hago lo que no toca. Lo que puede esperar. Lo que no urge. Lo que no es necesario.

Soy caótica devota. Caótica confesa. Caótica porque quiero (y puedo). Caótica porque el caos me divierte, me enseña, me nutre y me conecta con mi niña interior.

La niña que se va de viaje.

La niña que se va sin billete de vuelta.

La niña que cree y crea.

La niña que juega a hacer de su vida su obra de arte.

Soy caótica porque el caos mola, es divertido, hace reír. A mí. Y a los demás que no se pueden creer que construya las casas desde los tejados. Sin cimientos. Porque los cimientos son aburridos.

Monótonos.

Monocordes.

Monocromáticos.

Son grises.

Insípidos.

Sosos.

Aburridos.

Bostezantes ¿existe esa palabra?

La cuestión es que hoy sé que no sé nada. Y mañana sabré más. O pasado. O al otro. Una que es adicta a eso de “ya para ya”. A asustar. Sorprender. Y a compararse con las ráfagas de aire fresco. Inesperadas. Súbitas. Repentinas. Esas que te vuelan la sombrilla en los agostos apacibles sin sobresaltos. Esa soy yo. Todo puede pasar. Y todo suele pasar sin previo aviso. Llega y punto.

Si. Lo sé. Lo noto. Hoy escribo como las tardes de pipas en el parque. Una tras otra. Con pasión. Sin parón.

Mucho que contar y poco que decir.

Porque hoy solo sé no sé nada.

Pero sé que llega, que llega, que llega… que llega YA.

Mañana os cuento más.

O al otro.

¡O al siguiente…!

Yo aquí me quedo divagando. Desvariando. Elucubrando. Fantaseando… ¡y con todo por hacer! 

¿Te ha gustado este post? Si la respuesta es sí, ¡compártelo!

¡GRACIAS por adelantando por ayudarme en mi proyecto de vida!

Si te ha gustado este post ¡aquí tienes más!:

Lo que también pasó en Zambia: La Cara A

Sí. Zambia tuvo Cara B, ¡como todo en la vida! y en ocasiones sentí, que tenía cara de euro. Pero también sentí otras muchas cosas. Cosas maravillosas. Cosas que compensan cualquier pequeño mal trago. Cosas que hacen que siempre…

leer más
(Visited 171 times, 9 visits today)

¡Únete a mi Tribu!

¿Necesitas inspiración para VIVIR, VIAJAR, SOÑAR, CUMPLIR? ¡Pues ÚNETE A MI TRIBU!

Te llegarán actualizaciones con novedades, post inspiradores, info viajera ¡y algún extra solo para ti!

¡Bienvenido/a a la Tribu! Confírmalo en tu email.