De mi segunda vez en San José del Pacífico, donde esta vez me quedé cinco intensos días, me fui nuevamente a la ciudad de Oaxaca con Marta y Leo, ellos aún no conocían la ciudad y a mí, ¡no me importaba para nada volver! Y de ahí me iría a Chiapas con Marta, para poder pasar a Guatemala por la frontera de la Mesilla como yo tenía previsto desde ya antes de salir de España por ser más fácil y más cómoda que otras según me informó algún viajero de los que llevan años en ruta. Desde ahí, llegaría por fin al Lago Atitlán, ¡primer y muy deseado destino en Guatemala!

¡La ciudad de Oaxaca nunca defrauda! Y mucho menos defraudó el hostel donde nos alojamos, el “Azul Cielo” que, aunque obviamente era más caro que los 30 pesos pagados en San José del Pacífico, era bastante asequible, nos costaba 150 pesos en habitación compartida con desayuno incluido, que aunque parezca muchísimo en relación al precio pagado en San José, no era tanto, ¡más bien “Casa Evelyn” era un completo regalo! Y no era solo asequible, era para mí ¡un cinco estrellas! Después de todas las carencias del último mes ¡aquello era la gloria! Había agua todos los días, ¡e incluso caliente! y unas duchas maravillosas de las que disfrutamos muchísimo ¡que ya tocaba! Además era muy bonito, limpio, acogedor, con buena señal de wifi y una terraza encantadora para las calurosas noches,¡que más se podía pedir! Realmente necesitaba unos días en un lugar así después del último mes de falta de todo, y cuando digo todo, ¡es todo!

Oaxaca un sueño viajero

Con Leo en uno de nuestros paseos matutinos

Esta vez fueron tres los días en la ciudad de Oaxaca, que como digo ¡siempre se disfruta! Y de ahí Marta y yo nos fuimos en bus nocturno a San Cristobal de las Casas en el estado de Chiapas. Nos fuimos en un bus de Ado a las 19:00h y llegamos nada más y nada menos ¡que 12 horas después!

* Importante: Los buses de Ado en esa ruta a veces hacen descuento por comprar el billete con más de 24 horas de antelación. ¡Te puedes ahorrar la mitad del billete haciéndolo así! Hay un punto de venta de Ado en el andador turístico, muy cerca del zócalo, no es necesario desplazarse a la estación para comprar los billetes.
¡Ojo! Si intentáis comprar el billete a través de Internet solo permite tarjeta de débito o crédito ¡mexicana! Ni os molestéis en meter los datos de vuestra tarjeta, si no es de México, ¡no sirve!

¡San Cristobal de las Casas me enamoró al primer paseo! Me habían hablado mucho y muy bien de esa ciudad, pero, sabiendo ya con certeza que mis gustos viajeros son personales y no coinciden necesariamente con los del resto del mundo, esperaba llegar para verificar todo lo escuchado.

¡La verdad es que me gustó mucho más de lo esperado! E incluso creo que más que a otros viajeros que conocí en mis días de ruta. San Cristobal aparte de preciosa, tiene una energía muy especial, de esas que hacen que te quieras quedar más, más y más… Su gente es de lo más amable que me topé en mis días mexicanos, ¡y es un lugar auténtico! Nada que ver con otros lugares visitados donde la terrible adaptación al turismo de masas, y no a la inversa como debiera ser, han hecho que pierdan toda autenticidad, convirtiéndolos en “parques temáticos” de culturas y países.

Es un ciudad para recorrer sin prisa y con cámara en mano para captar los mil rincones que ¡no defraudan! Sus andadores turísticos, su mercado de artesanía, lo colorido de todas las fachadas, las estampas típicas del México más auténtico en personas, trajes, y colores.

San Cristobal de las Casas Chiapas México

San Cristobal de las Casas Chiapas México

San Cristobal de las Casas Chiapas México

De San Cristóbal me fui una mañana a visitar el Cañón del Sumidero y Chiapas del Corzo, y lo hice con una agencia, porque a pesar de no me gustan nada las agencias y prefiero hacerlo todo por libre, en este caso si que compensaba hacerlo así. Me costó lo mismo que yendo por libre y con la ventaja de que me llevaban y traían a San Cristóbal, sin transbordos, y sin pensar en nada más.

¡El Cañón del Sumidero sencillamente: me A-P-A-S-I-O-N-Ó! ¡No todos los días se pasea en barca por tal preciosidad de la Naturaleza! Paredes que alcanzan varios cientos metros de altura, vegetación exuberante, monos, cocodrilos… El Cañón del Sumidero fue nominado para ser una de las nuevas siete maravillas de la naturaleza, ¡y la verdad es que no me extraña!

El Cañón del Sumidero México

Chiapas del Corzo también me gustó, pero, me gustó mucho más San Cristóbal de Las Casas, ¡y en esto reconozco que influye la temperatura! En San Cristóbal en la época que yo lo visité (finales de mayo) estábamos en la gloria y en Chiapas del Corzo hace mucho, pero que mucho calor.
Para los golosos como yo, imperdible probar los deliciosos dulces de todo tipo en vuestra visita a Chiapas del Corzo. ¡Tenéis un montón de puestos para elegir por la calle!

Chiapas del Corzo Chiapas México

¡Colorido Chiapas del Corzo!

Fueron tan solo tres los días en San Cristóbal de las Casas, y fueron las inmensas ganas de llegar a Guatemala las que acortaron nuestros días allá, pero, ¡sin duda alguna volveré! Queda apuntado en mis ciudades del mundo favoritas para volver, y para quedarme tiempo, pero mucho tiempo… ¡San Cristóbal merece eso y mucho más!

En San Cristóbal después de dar unas cuentas vueltas, de comprar y anular un billete de Ado que nos llevaría al último pueblo de México y frontera de Guatemala, alguien nos informó que había una agencia en la que nos costaría igual de barato que haciéndolo por libre, sería más cómodo y además nos dejarían en el puerto de Panajachel, para desde ahí, poder ir en barca a cualquiera de los pueblos que rodean el Lago Atitlán.

La agencia está enfrente del Bella Nápoles, en el Andador de Guadalupe, y el precio total fueron 300 pesos, más los 25 que pagamos por la barca que nos llevó de noche a San Marcos.

Según nuestros calculos, haciéndolo por libre nos hubiese costado aproximadamente lo mismo y hubiese sido bastante más paliza por hacerlo a trocitos y tener que buscarnos la vida varias veces en todo el trayecto para conseguir enlazarlo todo y llegar al Lago. Así que, ¡contentas de cruzar la frontera así de fácil!
Nos vinieron a buscar a las 6:00 de la mañana y 14 horas después, entre colectivos, buses, paradas, fronteras, y barco ¡llegamos al fin a San Marcos!

¡Pero Guatemala, se merece capítulo aparte…!

Continuará…

(P.D; ¿Un secreto? ¡En estos días hubo tortilla de patata con pan del bueno! Y es que, tantos días en ruta… )

¡Aqui la prueba! ¿buena pinta, eh?!

¿Te ha gustado este post? Si la respuesta es sí, ¡compártelo!

¡GRACIAS por adelantando por ayudarme en mi proyecto de vida!

Si te ha gustado este post ¡aquí tienes más!:

(Visited 119 times, 119 visits today)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Únete a mi Tribu!

¿Necesitas inspiración para VIVIR, VIAJAR, SOÑAR, CUMPLIR? ¡Pues ÚNETE A MI TRIBU!

Te llegarán actualizaciones con novedades, post inspiradores, info viajera ¡y algún extra solo para ti!

¡Bienvenido/a a la Tribu! Confírmalo en tu email.