“No existen las coincidencias, nosotros caminamos cada día hacia lugares y personas que nos esperaban desde siempre”

Cuba, Cuba tuvo la culpa, en Cuba me picó el bicho que te inyecta el veneno que llevan dentro todos los Viajero-Solitario-Adictos.

Cuba fue mi primera vez, en Cuba me inicié en eso de los grandes viajes a solas, y dicen que las primeras veces te marcan para bien o para mal. En mi caso  no solo fue para bien, no solo fue para recordarlo como una aventura bonita para contar, sino que puso definitivamente mi mundo del revés, destruyó miedos, pre-conceptos y prejuicios sobre eso de aventurarnos a solas en el mundo, cambió mi forma de viajar de forma radical y con ello irremediablemente también cambió mi vida.

Cuba me ayudó a recuperar ese sueño de infancia que nunca se desdibujó del todo en la odisea de las prisas y “estreses” de la vida rutinaria. El viaje a Cuba me ayudó a volver a soñar a lo grande, con la magnificencia que se merece cualquier gran sueño de infancia. Aquel mayo hace ya unos cuantos años, supe sin ningún género de duda qué era lo que quería hacer con mi vida, y aprendí que podía hacerlo, que podía valerme por mí misma, en España y en cualquier lugar del mundo sin nadie conocido a mi alrededor, gané seguridad y me volví más independiente que nunca, ingredientes fundamentales para cumplir lo que el destino tenía reservado para mí.

.- Recorrería sola el mundo, ese fue mi último pensamiento antes de que se me cerrasen los ojos en el avión de vuelta de un viaje tan intenso como bonito y mi primer pensamiento de cada mañana una vez volví a la cruda realidad en la que vivía de trabajo rutinario y gris, de prisas y estrés, que tan poco me gustó siempre.

En Cuba se juntaron dos elementos clave para que recuerde aquel viaje con tanto cariño y proclame a los cuatro vientos mi amor absoluto e incondicional por ese país que cambió mi mundo:

  • Cuba era mi país más soñado desde pequeñita, ¿por qué? No lo sé, quizá por el romanticismo que a mi parecer destilaba esa ciudad tan caótica como diferente e increíblemente bella de La Habana, quizá porque cerraba los ojos y recreaba una y otra vez el Malecón que un día recorrería, quizá por su música, que siempre me apasionó, que me sugería lo que luego descubrí en sus calles, en sus pueblos, en su gente, vida y alegría. Fuese por la razón que fuese, Cuba fue mi primer gran sueño viajero desde siempre, yo ya hablaba de La Habana antes de aprenderme tan siquiera las capitales del mundo.
  • El viaje a Cuba fue mi primer viaje a solas de principio a fin y además cruzando el charco. Mi nivel de aventura soportada subió de repente y sin apenas darme cuenta me encontré con que tenía mis billetes comprados. Una chica cubana que atendí en mi trabajo, unas ganas locas de vivir Cuba, y una decisión rápida para que los tan manidos “peros” que a menudo boicotean nuestros planes más deseados y las opiniones ajenas no influyesen en mi decisión, fueron los culpables de la compra más veloz que hice en mi vida. Los “peros” y las desgastantes opiniones ajenas llegaron ¡como no!, pero (y este “pero” me gusta más), ¡yo ya tenía los billetes comprados!, ya no había marcha atrás, no estaba la economía para “tirar” ese dinero ahorrado con sudor y muchas horas de vida que había pagado por llegar a mi país soñado.

Descubrí muchísimas cosas en ese primer viaje:

  • Que no hace falta irse con gente para sentirse acompañada en todo momento, y, a pesar de ser Cuba y yo ser una “turista”, con el consiguiente “acoso” del que muchas hablan, yo no lo sentí así, quizá porque iba con la mente abierta y un gran sentido del humor para hacer frente a cualquier situación “incómoda”. La cuestión es que me reí como pocas veces en mi vida, paseando, negociando precios, conociendo…, cualquier situación se volvía divertidísima, hice amigos/as por doquier, no paré de hablar con unos y otros en todo el viaje y descubrí en mí, como una revelación, a una mujer abierta abiertísima, con una insaciable sed de mundo y facilidad para incorporar a su vida nuevos amigos en cualquier situación.
  • Que soy capaz de gestionar cualquier tipo de situación buena, mala o regular yo sola.
  • Descubrí un gran sentido del humor, que era capaz de tomármelo todo con una sonrisa, importantísimo para hacer frente a cualquier inconveniente en el camino.
  • Y descubrí que viajar sola era el mayor auto-regalo que me podía haber hecho.

Ese viaje cambió mi vida, mi concepto sobre mí misma y mi forma de viajar. De aquí en adelante me sería muy difícil viajar en compañía, las veces que lo hice posteriormente, echaba de menos ese gusanillo de descubrirlo todo por mi misma, de elegir donde ir en cada momento, qué comer, qué hacer. Echaba de menos esa independencia y  ese disfrute inexplicable para quien no lo ha probado de “vivir” el país  con la intensidad y el vértigo en ocasiones que solo se siente cuando viajas en solitario.

Luego llegaron otros muchos viajes, algunos los hice en compañía, pero los mejores siempre fueron a solas.

Y llegamos a este punto, en el que estoy a meses de cumplir mi sueño de recorrer mundo sin límite de tiempo con la única compañía de mi mochila y mis ganas. ¿Loca? Puede, si es así ¡Bendita Locura!

¿Y vosotros? ¿Habéis viajado a solas en alguna ocasión? ¿A dónde?  Los que no, ¿Os gustaría hacerlo? ¡Contadme en los comentarios!

¿Te ha gustado este post? si la respuesta es sí, ¡compártelo!

¡GRACIAS por adelantando por ayudarme en mi proyecto de vida!

Posts Relacionados:

Viñales de mi corazón

(Lo primero, ¡ponerle música al post! ¿Y qué mejor que de Polo Montañez? sonero cubano que da nombre al centro cultural de Viñales donde cada noche se baila) Después de unos días increíbles en La Habana y de creer que nada me podría gustar más (inocente de mí), me…

leer más

La Habana es pa’gozarla

La Habana y su gente me empezó a embrujar desde aquella primera mañana que me desperté en la casa familiar del Vedado en la que me quedaba, para comenzar mi día ¡no había agua para ducharme! después de un…

leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR

¡Únete a mi Tribu!

¿Eres un Soñador/a? ¿Un Viajero/a? ¿Necesitas inspiración para vivir, viajar, soñar, cumplir?

¡Pues únete a mi Tribu! Te llegarán actualizaciones con novedades, información viajera, post inspiradores, pero nada de Spam ¡prometido! (¡lo odio tanto como tú!)

¡Bienvenido/a a la Tribu! Confírmalo en tu email.