Hablando de fechas.

Del Salto Mortal.

De las alas que crecen. O de como agarrar con fuerza y darle forma a un gran sueño que pasaba-por-ahí, por tu vida, como si tal cosa, o que a lo mejor nació con una aquel 7 de octubre de hace ya taitantos años.

“Los grandes cambios siempre vienen acompañados de una fuerte sacudida.

No es el fin del mundo, es el inicio de uno nuevo”

Y entre sacudidas, sobresaltos, emociones desbocadas, despedidas, cambios y vueltas sin retorno de los últimos tiempos. ¡Aquí estoy! A puntito de dar mi “salto mortal”. Y lo digo así, como si tal cosa, con la tranquilidad de las cosas que son porque y como deben ser:

Sin peros.

Sin disculpas.

Sin excusas.

Sin *auto-excusas.

*(¡Peligro! Enemigas peligrosas. Expertas en impedir, paralizar, anular y estancar. De la familia del miedo. Suelen aparecer acompañadas de “peros”.  Visten de aburrido gris. Enemigas declaradas de la determinación y las ganas)

Las de siempre.

Las de todos.

Y aquí estoy, a dos semanas y un día de arrancar a volar sin más plan de vida que “vivir” en plenitud.

Y aquí sigo, con la certeza de las decisiones acertadas.

Y aquí continúo, en mi paz. La del no retorno.

No retorno a la vida en modo automático.

A los lunes demonizados.

A los viernes idolatrados.

A las oficinas “grises” y sin vida.

A lo anti-natura del sonido del despertador que va en contra del dulce despertar con alegría.

Día elegido: 20 de marzo de 2017

Destino: Cancún

Ruta: Bajando.

Planes: Ninguno.

Vértigo: Un poco.

Ganas: ¡Tres mil millones de inmensas ganas! 

¿Y por qué Cancún?

¿Y por qué no? 

Por primera vez me quedo sin palabras y después de esto no sé ya que más decir. ¡Y es que para qué decir!, decir por decir, si está ya todo dicho. Y con lógica, y con orden, ¡quién lo diría! La lógica “desorden”, del caos que mola, que suma, que da vida, que emociona.

¡La cuestión es que me voy!

Con billete solo de Ida. Sin vuelta.

Upsss… ¡decirlo así suena a algo grande!

Suena y efectivamente LO ES.

Es Grande. Es Inmenso. Es Descomunal.

Es mi sueño.

Es la razón por la que renací.

Yo de momento me pongo en manos del Universo que proveerá. Me dejo en casa los desgastantes ¿y si…? y me voy con un Si rotundo.

Un SI a la vida.

Un SI a la vida plena.

Si sin peros.

Si, si, SI.

Me voy con lo puesto. Como decía aquella canción que hoy convierto en banda sonora de mi sueño. Y de mi vida.

“Me voy de viaje, aún tengo la esperanza de poder ser libre sin pagar fianza”

¿Y qué más puedo decir? 

¿Te ha gustado este post? Si la respuesta es sí, ¡compártelo!

¡GRACIAS por adelantando por ayudarme en mi proyecto de vida!

Si te ha gustado este post ¡aquí tienes más!:

Guatemala: Fascinante Chichicastenango

Tan difícil para mí fue aprenderme el nombre, como fácil maravillarme el día que al fin, pude conocerlo.
“Chichi” como se le conoce coloquialmente es un pequeño municipio del departamento de Quiché, muy conocido por su mercado…

leer más
(Visited 337 times, 18 visits today)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Únete a mi Tribu!

¿Necesitas inspiración para VIVIR, VIAJAR, SOÑAR, CUMPLIR? ¡Pues ÚNETE A MI TRIBU!

Te llegarán actualizaciones con novedades, post inspiradores, info viajera ¡y algún extra solo para ti!

¡Bienvenido/a a la Tribu! Confírmalo en tu email.