Chichicastenango, “muralla de ortigas” en nahualt.

Tan difícil para mí fue aprenderme el nombre, como fácil maravillarme el día que al fin, pude conocerlo.
“Chichi” como se le conoce coloquialmente es un pequeño municipio del departamento de Quiché, muy conocido por su mercado maya ¡el más grande de Centroamérica! Que se celebra todos los jueves y domingos desde tiempos inmemoriales.

Y hacia allí me dirigí un domingo desde San Marcos La Laguna, en el Lago Atitlán. Me fui con una agencia que organizaba el desplazamiento, porque en Guatemala descubrí que a menudo es más barato y más cómodo hacer cualquier trayecto reservando en agencia ¡que por libre! Y este era el caso, por libre era una auténtica odisea llegar, y sin embargo con agencia resultaba cómodo, fácil, muy barato y con salida desde el lugar donde me alojaba.

Según mi percepción, Guatemala es un país-deleite para el sentido de “la vista”, y el mercado de Chichi ¡no iba a ser menos! Los días de mercado este pequeño pueblo se vuelve un hervidero de personas, colores deslumbrantes, miles de puestos con todo lo que te puedas imaginar para comprar, artesanías bellísimas que consiguen sacar el impulso  de “comprador compulsivo” a cualquiera. Es difícil, muy difícil resistirte a tanto y tan bonito. Y si yo me resistí, fue básicamente por no sobrecargar más de lo que ya estaba mi mochila ¡ni mi espalda!, que era la que peor lo iba a pasar en días posteriores. Aunque algún detalle muy pequeñito si que cayó ¡como no!
Y por cierto ¡se regatea! Cuando preguntas siempre te dan un precio mucho más alto de lo que realmente cuesta, y un segundo después y antes de que les digas nada, automáticamente te lo bajan. ¡Regateos curiosos!

Chichicastenango Guatemala

Es muy fácil perderte por las calles de Chichi los días de mercado, tan fácil que parte del “equipo” que iba en mi buseta, se perdió y tuvimos que esperar un buen rato hasta que llegaron para poder volver a San Marcos.

Yo, ¡raro en mí! No me perdí, ¡quién lo diría! Y es que esta servidora, además de echar un vistazo a los puestecitos, pasear por las calles, tomar un jugo y disfrutar de su gente, tenía un propósito clarísimo desde ya antes de salir de San Marcos, y era ir a conocer la Iglesia de Santo Tomás. Allí sabía que los domingos se organizaban misas sincretistas, ofrendas, rituales, ceremonias mayas y eso, precisamente eso, ¡era lo que yo buscaba!

Y no, ¡no me decepcionó! Más bien todo lo contrario. No solo encontré lo que buscaba, si no que me quedé durante todo el tiempo que estuve allí entre boquiabierta y ojiplática con todo lo que me contaron, vi, viví, sentí, olí y ALUCINÉ, en mayúsculas y subrayado.

Chichicastenango Guatemala Iglesia de Santo Tomás

Chichicastenango Guatemala Iglesia de Santo Tomás

Vi como sacerdotes mayas hacían sus ofrendas con mil velas en el pasillo central de la iglesia. Pregunté a uno de ellos, y descubrí con sorpresa que me costaba mucho entenderlo, por entremezclar su idioma quiché con algunas palabras en castellano.

Chichicastenango Guatemala ofrendas mayas

Vi guías espirituales muy ancianas difusas entre humo de copal y petalos de rosa haciendo ceremonias en lo alto de la escalinata de la iglesia.

Chichicastenango Guatemala

Me contaron que aquí en Chichicastenengo se encontró el Popol Vuh “El Libro Sagrado o la Biblia de los mayas k’iche’s”.

– Que el catolicismo y las ceremonias mayas conviven en paz y armonía.

– Que los bebés se bautizan en una ceremonia católica seguida de una ceremonia maya.

– Que los guías espirituales en esa ceremonia, ven lo que el bebé ha venido a hacer a este mundo.

– Que en Chichi se siguen casando según la tradición maya:

Si a un hombre le gusta una mujer, los padres de este dejan una foto en casa de los padres de ella. Esta foto se le llevan a un guía espiritual para que vea si el matrimonio estará bien. Si el guía dice que sí, entonces todo va hacia delante. Ella por supuesto también puede opinar. Si todo está bien, los padres de él y los de ella se reúnen y buscan directamente la fecha de boda.

En Chichi no existen los noviazgos largos, y los divorcios no están muy bien vistos.

Me contaron mucho más, sobre rituales, ofrendas, formas de hacer las cosas, dioses mayas y guías espirituales, pero mucho más me deslumbré con lo que, ya antes de salir de casa, buscaba y anhelaba conocer. Esas tradiciones ancestrales que afortunadamente, a fecha de hoy perviven.

¿Te ha gustado este post? Si la respuesta es sí, ¡compártelo!

¡GRACIAS por adelantando por ayudarme en mi proyecto de vida!

Si te ha gustado este post ¡aquí tienes más!:

(Visited 57 times, 57 visits today)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Únete a mi Tribu!

¿Necesitas inspiración para VIVIR, VIAJAR, SOÑAR, CUMPLIR? ¡Pues ÚNETE A MI TRIBU!

Te llegarán actualizaciones con novedades, post inspiradores, info viajera ¡y algún extra solo para ti!

¡Bienvenido/a a la Tribu! Confírmalo en tu email.