Si estás harta de intentar cuadrar fechas para viajar con amigos/as, compañeros/as, conocidos/as, pareja, con todo lo que ello implica.

Si una y otra vez  tienes que renunciar a visitar ese país que siempre has soñado con conocer y al cual ninguno de tus amigos quiere ir.

Si  la gente con la que viajas suele tener más o menos poder adquisitivo que tú y el viaje organizado por todos te queda a menudo “grande” o “pequeño” en lo económico.

¿Por qué no te lanzas a la aventura y viajas sola? ¡Te aseguro que es una experiencia increíble que sin duda repetirás! Estas son algunas de las razones por las que debes probarlo al menos una vez en tu vida:

1 – CONOCERÁS MUCHA MÁS GENTE QUE VIAJANDO EN COMPAÑÍA.

Hay una máxima que todos los viajeros solitarios repetimos al volver de nuestras odiseas:

“Viajando solo nunca estarás solo a menos que quieras”. ¡ No hay nada más cierto!

Si lo que te preocupa es no tener a nadie para compartir la belleza de los paisajes, la comida, o los momentos viajeros, puedes estar tranquila, te sobrará gente maravillosa con la que compartir la magia de este mundo bonito, a veces locales del lugar que visites, otras tantas viajeros/mochileros como tú. ¡Y el idioma no es problema! hay un idioma universal que seguro que conoces, ¡la sonrisa!, empezando con esto y acabando con mímica o echando a volar tu imaginación, te aseguro que desaparecerán todas esas barreras idiomáticas que te impiden lanzarte a la aventura en solitario.

Al viajar sola siempre estarás más abierta, más receptiva, y en el camino conocerás a infinidad de personas en tu misma situación. Si consideras que eres tímida y que tú no serás capaz de acercarte a nadie a conversar, preguntar,  compartir comidas callejeras o paisajes de ensueño, puedes estar tranquila, será el resto del mundo el que se acerque a ti, tú solo déjate llevar, verás lo fácil que resulta hacer un montón de nuevos amigos.

He viajado sola ya unas cuantas veces a países muy dispares, y ¡creo me he sentido más sola cuando he viajado en compañía! Viajando sola he compartido hermosos atardeceres, paisajes increíbles, excursiones a lugares idílicos, noches de risas y cervezas y conversaciones profundas de las que arreglan el mundo con nuevos amigos hechos sobre la marcha, nuevos amigos que por cierto, años después siguen en mi vida. Quizá sea la intensidad del viaje, pero los vínculos que se crean cuando conoces a otros viajeros solitarios, son irrompibles en el tiempo y el espacio, doy fe.

Un viaje en solitario siempre te permite ampliar e incorporar gente maravillosa a tu vida, bien sean viajeros como tú o locales del lugar que visites,  y es absolutamente genial encontrarte un día con que tienes amigos repartidos por todo el globo y que siempre tendrás un lugar al que ir con un amigo esperando tu visita.

Nuevos amigos en La Habana

¡Noche de baile en La Habana con nuevos amigos hechos sobre la marcha!

2- TE AYUDARÁ A REENCONTRARTE CONTIGO MISMA.

Un viaje en solitario te ayudará a conocerte mejor, a desconectar y reconectar con tu verdadero yo. Estar sola y a miles de kilómetros de tu casa, lejos de lo conocido, de tus cosas, de tus vías de escape cuando te apetece bajarte del mundo, harán que te vueltas más consciente de ti misma y tus necesidades. Olvidarás prejuicios, pre-conceptos, formas de hacer las cosas heredadas, y por unos días te convertirás en tu verdadera TÚ. No tendrás ningún conocido, nadie que te juzgue, no tendrás que comportarte como se espera de ti en las sociedades rígidas en las que a veces vivimos, así que, solo harás lo que te apetezca, como te apetezca y cuando te apetezca. Por primera vez no tendrás a nadie al lado al que tengas que agradar. Serás solo tú y tu forma de hacer las cosas libre de prejuicios e imposiciones. ¡Maravilloso!

3- GANARÁS EN SEGURIDAD E INDEPENDENCIA.

Te hará ser más resolutiva, más rápida mentalmente. En el camino surgirán situaciones que tendrás que resolver tú y solo tú. Aprenderás a gestionar lo que surja sin ayuda de nadie y lo harás bien. Cada día tendrás que tomar decisiones y no tendrás a nadie para consultar. Todo esto te hará ganar en seguridad en ti misma. Después de viajar sola con éxito descubrirás en ti a esa “Super-Woman” capaz de lograr todo lo que se proponga con solo la fuerza de la intención.

¿Autoestima baja? Nada que un viaje en solitario no arregle. Volverás nueva, te querrás mucho más y dependerás mucho menos de las opiniones ajenas.

Recuerdo una ocasión en Tailandia en la que tuve que negociar con un taxista que SOLO hablaba tailandés, nada de inglés, francés, italiano ni mucho menos español. ¿Cómo lo hice? Pues tuve que apañarme con esos números (del 0 al 9) que leí en una guía de viaje antes de irme, pero nunca me había atrevido a pronunciar (maldita inseguridad) y las universales y tan recurrentes señas, ¿el resultado? conseguí un súper precio por llevarme a mi hostal y muchas muchas risas.  A partir de ese día y otros tantos similares mi seguridad viajera y general aumentó considerablemente, supe que no hay nada que nos pueda parar a menos que lo permitamos.

4– APRENDERÁS A CONFIAR MÁS. DESCUBRIRÁS LA BONDAD.

Tendrás que hacerlo irremediablemente. Cuando viajas sola te enfrentas a muchas situaciones que no se dan viajando en compañía, por ejemplo, necesitarás a alguien que  ni conoces para que te cuide tus cosas mientras tú entras en un baño minúsculo donde apenas hay sitio para ti. Empezando por eso que parece tan simple, día a día deberás confiar en la buena fe de las personas con las que te vayas cruzando. Porque estás sola, no tienes un compañero/a para apoyarte que te “defienda” de toda esa “maldad” por el mundo que nos venden en la tele (léase esto en tono irónico)

Descubrirás que el mundo está lleno de buenas personas, que nada es tan peligroso como nos cuentan en los medios, y, literalmente te enamorarás de los locales de ese país del que tan mal te han hablado los que nunca han estado  y de los viajeros procedentes de todo el globo que se crucen en tu camino. Al principio irás con recelo, nos han educado para desconfiar de todo y de todos, pero poco a poco te irá cambiando el chip y empezarás a confiar más, es tan solo cuestión de seguir tu instinto.

Viajar sola te enseñará a “amar” incondicionalmente al resto de seres sin esos miedos que nos inculcan desde niños tanto la sociedad como los medios.

Recorrer sola Colombia, uno de los países más injustamente estereotipado, hizo que  creyese más que nunca en la bondad del género humano repartida por todos los rincones del mundo, alguien que acababa de conocer me dejó pesos cuando yo solo contaba con euros y todas las casas de cambio estaban cerradas, me abrieron las puertas de sus casas, me ofrecieron todo lo que tenían simplemente porque sí. Fuera de nuestra pequeña zona de confort, existe un mundo de bondad y hospitalidad.

Se debe viajar con precaución, pero jamás con miedo. 

“Y que no te confundan unos pocos homicidas y suicidas, el bien es mayoría pero no se nota porque es silencioso, una bomba hace más ruido que una caricia pero por cada bomba que destruye hay millones de caricias que alimentan a la vida.
El bien se alimenta de sí mismo, el mal se destruye a sí mismo” (Facundo Cabral)

5. TE SENTIRÁS LIBRE.

Estás en otro país a muchos kilómetros de tu casa, no hay nadie a tu alrededor que conozcas, ni siquiera conoces el lugar. Puedes hacer por fin lo que te da la gana siendo tú misma, sin tener que acoplarte a nadie y sin depender de lo que los demás piensen de ti. Tú y solo tú decides que hacer cada día, a qué hora te levantas, donde y cuando comes y donde vas a pasar el día entre otras muchas pequeñas decisiones del día a día viajero, no habrá nadie por el que debas preocuparte a tu lado. Tú marcarás el ritmo y harás solo lo que te apetezca cuando te apetezca ¿No es genial?

En mi caso me encanta tomarle el pulso a los lugares que visito simplemente observando, me siento en cualquier plaza, mercado, calle principal donde pase mucha gente y observo el ritmo de la vida allí, me parece apasionante y muy constructivo y me puedo tirar horas absorta en todo lo que veo, esto tan sencillo y tan gratificante para mí, ¡me resulta imposible hacerlo cuando viajo en compañía!

Libre

El tatuaje de mi brazo derecho, me lo hice después de unos cuantos viajes sintiéndome completamente libre.

Y ahora la pregunta del millón, ¿Viajar sola es peligroso? SI,  ¡ES PELIGROSÍSIMO! No lo hagas si no estás dispuesta a romper tus esquemas y replantearte de nuevo todo lo que te han dicho y creías cierto sobre los peligros de una mujer viajando sola. Viajar sola crea adicción, vuelve tu mundo del revés, destruye prejuicios y pre-conceptos, te cambia la vida y ya nunca jamás volverás a ser la misma.

Y tú ¿Has probado alguna vez a viajar sola? ¿Te animarías? Contadme vuestras historias en los comentarios ¡me encanta leeros!

¿Te ha gustado este post? ¿Te ha inspirado? si la respuesta es sí, ¡compártelo!

¡GRACIAS por adelantando por ayudarme en mi proyecto de vida!

Si te ha gustado este post ¡aquí tienes más!:

7 consejos para escapar de la Rutina

RUTINA: Esa palabra fea tan alejada de la libertad y tan cercana a la muerte (del alma).
Porque definitivamente la rutina es como un corrosivo que acaba con todo, que desdibuja pasiones y sueños en el horizonte de todos-los-días-la-misma-historia….

leer más

27. Mi Renacimiento

“Hola, soy Mariu y ayer, 27 de febrero de 2016… VOLVÍ A NACER.
Y esta es mi crónica del día más BELLO, INMENSO, MARAVILLOSO y con más AMOR, PAZ y LUZ, que nunca jamás haya existido…
– En la mañana del…

leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR

¡Únete a mi Tribu!

¿Eres un Soñador/a? ¿Un Viajero/a? ¿Necesitas inspiración para vivir, viajar, soñar, cumplir?

¡Pues únete a mi Tribu! Te llegarán actualizaciones con novedades, información viajera, post inspiradores, pero nada de Spam ¡prometido! (¡lo odio tanto como tú!)

¡Bienvenido/a a la Tribu! Confírmalo en tu email.